Localidades

En el poema Mío Cid se indica la estratagema del Conquistador para conseguir fondos al ser desterrado de Castilla. Hizo llenar de arena dos baúles en prenda a los judíos Raquel y Vidas, haciéndoles creer que contenían joyas de gran valor. Pero es notable el desenlace de ese suceso: dio lugar a una relación amistosa del famoso héroe con los judíos, a los que premia luego con sendos cofres llenos de plata, en lugar de aquéllos. Uno de ellos es exhibido en la catedral burgalesa, y es conocido como el "Cofre del Cid". La judería de Burgos fue favorecida en la época de Fernando II y Alfonso X, en especial cuando este último decretó las Leyes Nuevas, que la ponían al amparo de cualquier injusticia. Los judíos -lamentablemente como en muchos otros casos- fueron los recaudadores de impuestos, y despertaron el rencor de muchos contribuyentes cristianos. Pero la aljama albergaba cada vez más hebreos, y en 1290 se anota que abonaron tributos por más de cien mil maravedíes, mientras que las juderías más prósperas de Castilla y León apenas llegaron a los dos tercios de esa suma. Con las guerras intestinas de Castilla (1350-69) comenzó la decadencia judía en esa ciudad: por haberse puesto del lado del rey don Pedro, y haber participado en la lucha de Burgos contra las huestes del rebelde, los hebreos tuvieron que abonar una multa de un millón de maravedíes a Enrique II. Se cuenta que hasta tuvieron que vender los ornamentos de la Toráh para poder reunir esa astronómica suma, y los que no pudieron pagar su parte fueron vendidos como esclavos. Esta ciudad también fue testigo en 1391 de las matanzas provocadas por el arcediano de Écija. El conocido viajero y geógrafo árabe al-Idrisi a mediados del siglo XII, después de señalar que Burgos era una “gran ciudad, atravesada por un río y dividida en barrios rodeados de muros”, manifiesta que “uno de esos barrios está habitado particularmente por judíos”. En la portada de la Catedral podemos contemplar dos Maguén David. En los declives suroccidentales del Castillo, en descenso hasta los lienzos amurallados de los Cubos, se escalonaron en ellos siglos medievales los barios o aljamas de moros y judíos burgaleses. Hacia media altura del declive, la cal o calle Tenebregosa, trozo final de la actual Fernán González, separaba dos focos de población con sendas agrupaciones moriscas y judaica: uno ascendente hacia el Castillo, otro descendente hacia la muralla. La judería “de Arriba” o superior subía desde la puerta de San Martín (con la cual comunicaba por empinada calleja) hacia el Castillo, iglesia de Santa María la Blanca y calle de las Armas, con la cual establecía contacto, sin rebasar el perfil de dicha calle. Al sur de ésta se hallaba, al parecer, a principios del siglo XV, el núcleo principal de la judería con el barrio denominado de la Villa Nueva (ya en 1517 llamado de Sancti Spiritus y antes de San Andrés). La Judería inferior tradicionalmente esta señalada en el declive último de la calle Tenebregosa hacia la muralla de los Cubos por la puerta contigua al torreón apellidado del Baño o de Doña Lambra, tapiada en 1391, con ocasión de reunirse las cortes durante la minoría de Enrique III. Este barrio recibía el nombre de Orbaneja y la judería lindaba al Este con la Morería inferior por la parte de la Alhóndiga (después cárcel), levantada, en el primer tercio del siglo XVI, sobre tres pares de casas del “barrio que solía ser judería”. Algunos investigadores opinan que la Iglesia de Santa María la Blanca, pudo ser la Sinagoga, al igual que templos del mismo nombre existen en Sevilla y Toledo. Lo que si consta, por documento de 14 de octubre de 1392, es que en dicha zona moraban por entonces “christianos e venidos a la fe catolica” a quienes el rey hubo que amparar frente a agravios que otros burgaleses les inferían. Parece lógico que se refiriese a que a partir de los hechos de 1391 muchos de los judíos se hubieran hecho católicos. El conocido viajero y geógrafo árabe al-Idrisi a mediados del siglo XII, después de señalar que Burgos era una “gran ciudad, atravesada por un río y dividida en barrios rodeados de muros”, manifiesta que “uno de esos barrios está habitado particularmente por judíos”.
Martes, 11 de diciembre de 2018 -

Sefardies.es

Un proyecto del
Centro de Documentación
y Estudios Moisés de León

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS