Localidades

Ya en el año 1220 numerosas familias Judías parecen ser propietarias de terrenos y molinos. Como único resto de la judería existe una inscripción hebrea que figura sobre la clave del arco de la puerta de Reinosa, su texto aljamiado, escrito en lengua castellana y con caracteres hebreos muy cuidados y bellos, es el siguiente: “Primero día de junio, era de mil y cuatrocientos y diez y nueve años comenzó a facer aquesta torre don Saq ben Malaque, su fin sea para bien, hijo de don Salomó ben Malaque, en gloria esté, y doña Bellida, su mujer”. De la sinagoga de la que fue rica judería no ha quedado el menor vestigio. En la segunda mitad del siglo XVI todavía pendía ante el altar de la iglesia parroquial de San Miguel la lámpara que otrora perteneciera a la sinagoga aguilareña. Por la inscripción hebraica que en ocho casetones o renglones iba distribuida, sirviendo de “orla al platillo de la hermosa lámpara”, se sabe que el personaje hebreo que mandó fabricar el objeto sagrado fue Rabí Semuel ben Pinhas Caro, natural de Paredes de Nava (Palencia - Castilla y León / España), sin duda benefactor de la sinagoga y quién sabe si incluso su constructor. La judería, próxima a la citada Puerta, estaba situado en la calle ahora llamada de la Tobalina, que sale de Matías Barrio y Mier (en la Edad Media calle Real) y hace un ángulo recto hasta dar en las espaldas de la colegiata de San Miguel.

Domingo, 22 de octubre de 2017 -

Sefardies.es

Un proyecto del
Centro de Documentación
y Estudios Moisés de León

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS